Hijos Seguros, Padres Felices

         Como madre de tres hijos, mi perspectiva sobre la vida y la seguridad ha cambiado mucho mi forma de pensar y de actuar, incluso ha modificado mis prioridades en cuanto a mi desarrollo profesional y personal para poder estar más cerca de ellos. Sin caer nunca en el alarmismo, soy muy consciente de que la sociedad que albergará los proyectos y sueños de mis hijos, es sumamente distinta de la que le dio cabida a los míos.

 A diario escucho las noticias sobre secuestros, abuso sexual, tráfico de órganos, entre otros, los cuales son cometidos en gran proporción a los seres más desvalidos de la sociedad: los niños. Sé que esta preocupación es compartida por muchas madres (y padres) que sabemos que más allá del acceso a una buena educación, salud,  comodidades y sano esparcimiento, nuestros hijos requieren competencias muy concretas para convertirse en seres humanos independientes y responsables del cuidado de su persona y de sus derechos.

        Está de más decir, que debido a la dinámica de las familias actuales, los niños se encuentran buena parte de su día rodeados de personas ajenas al vínculo familiar (maestros, niñeras, servidumbre, etc.), en quienes depositamos nuestra confianza para su cuidado y quienes pueden beneficiarse de esta situación para dañarlos o aprovecharse de su inocencia y vulnerabilidad. Es más, muchas veces confiamos el cuidado de nuestros hijos a nuestros familiares o amigos cercanos, sin analizar que hemos enseñado a nuestros hijos a desconfiar de los extraños, pero no les hemos enseñado a protegerse de aquellos a los que le tienen confianza (el 75% de los niños secuestrados son por un familiar o conocido).

        Aunado a lo anterior, los riesgos para nuestros hijos se encuentran en las mismas escuelas, a través del creciente número de casos de Bullying; en el Internet a través de las redes sociales a las que tienen acceso; en las llamadas telefónicas que buscan obtener información para estafas y secuestros y hasta en las casas de los amiguitos o compañeros de escuela.

         ¿Qué hacer ante esta situación? ¿Cómo proteger a nuestros hijos del mundo del que forman parte? ¿De qué forma podemos los padres “montar vigilancia” 24 horas al día para poder proteger lo que más amamos en la vida?

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s